Campo Litoral

Cooperativa Apícola COSAR

15 años apostando a la apicultura

La entidad que nuclea a más de 120 productores del centro norte provincial sigue creciendo en base al espíritu asociativo. Luego de consolidarse en los mercados más exigentes del mundo, ahora apuntan a diversificarse con la venta fraccionada en el mercado argentino.

missing image file

Fraccionada. La nueva apuesta de la Cooperativa pasa por el mercado interno.

Foto: Gentileza

 

Federico Aguer

faguer@ellitoral.com

La empresa COSAR es una cooperativa integrada por pequeños y medianos apicultores “que viven y trabajan en la zona central de la provincia de Santa Fe”, según destacan en su sitio web. Actualmente, su sede está ubicada en el predio del Parque Industrial de Sauce Viejo, donde se realiza el acopio de toda la producción de miel que llega desde las distintas salas de extracción. Allí también se la clasifica y se consolidan las cargas en contenedores para responder adecuadamente a los pedidos de los clientes de distintas partes del mundo. Recientemente le agregaron una planta de fraccionado de miel, cuya producción abastece mercados de nicho en los cuales se reconoce la calidad diferencial del producto.

Hoy lograron que todos los procesos, a lo largo de la cadena productiva y comercial, sean trazables, desde los colmenares hasta la llegada a los clientes. “Para ello, seguimos de manera estricta los procedimientos específicos que aseguran la calidad y proveen confianza”, dicen con orgullo.

El inicio de un sueño

Pero no fue fácil para estos emprendedores llegar a esta realidad. Según su presidente, Gustavo Bertoldi, con el paso de los años el espacio para producir miel se fue reduciendo en proporción inversa al crecimiento de la agricultura. “Antes, cuando éramos apicultores independientes, sacábamos muuucha más miel”, enfatiza. “No había frontera agrícola ni agroquímicos; pero todo eso empezó a cambiar, y tuvimos que aprender a ser más eficientes. Por eso empezamos con el programa Cambio Rural 20 años atrás, y algo mejoramos, pero los sojeros también aprendían a sembrar en los campos malos, en los que había hacienda o tambos, y nos fueron llevando puestos, hasta que la única pata que pudimos mejorar fue la comercial. Por eso nos unimos y armamos esta Cooperativa exportadora”, le cuenta a Campolitoral. También aclara que tuvieron que pagar el derecho de piso, pero que ya no hay marcha atrás. “Ahí aparece la figura del primer presidente de la entidad, Mario Vidal, de Ceres, cuyo trabajo fue fundamental para cimentar esta realidad”, recuerda.

Bertoldi no se cansa de aclarar que COSAR es una empresa de productores primarios. “Somos los que estamos en el campo trabajando con las abejas, y en algún momento, con la sojización nos fue llevando a una caída productiva, a preocuparnos por la parte técnica y nos llevó a participar de los grupos Cambio Rural y ahora le damos las gracias a los técnicos que nos enseñaron una forma única de trabajar, que hoy diferencia nuestras mieles del resto”. Y sostiene que son una Cooperativa que produce miel bajo un proceso de trazabilidad “que no es otra cosa que planificar, ejecutar y registrar todo lo que se hace a campo. Eso bajo un protocolo de INTA que se va ajustando en base a las problemáticas que surgen tranqueras adentro, y siempre procurando que esa miel llegue en el mejor estado posible al consumidor”.

Desafíos que valen la pena

El Ing. Agr. Javier Caporgno es actualmente Jefe de la Agencia de Extensión Rural Ceres del INTA, y también tuvo mucho que ver con esto. “En aquel entonces yo coordinaba los grupos de Cambio Rural que arrancaron en 1997. A partir de ahí junto al programa nacional apícola y la agencia INTA Ceres, fuimos trabajando con el grupo de técnicos asesores del grupo”, recuerda. Primero en la adecuación del protocolo INTA, y una vez que eso fue consensuado, empezaron a juntarlos a todos y a aplicarlo.

missing image file

Referentes. Bertoldi, Hodel y Gugliota se entusiasman con el nuevo desafío que emprenden los apicultores santafesinos. Foto:Campolitoral

“La idea era lograr una producción de miel sin antibióticos y trazada. Como era una miel diferenciada con respecto al resto, empezamos a trabajar en la comercialización”. recuerda. En aquel entonces se adhirieron a la Federación de Centros Juveniles asociados a Sancor. Inicialmente fueron 4 grupos (que hoy son 12), de Ceres, San Justo y algunos en Rafaela. Después se les anexó Esperanza, Humboldt y otros. “A medida que se convencían de la salida superadora que era el asociativismo, la Cooperativa fue tomando forma. Cada técnico predicaba esa filosofía ligada al compromiso, la calidad, ser responsable, y a la participación”, dice el especialista.

Respecto del nuevo desafío adoptado con la fraccionadora en Sauce Viejo, se muestra optimista. “Creo que apostar a la venta fraccionada es una diversificaión más de mercado, porque la miel a granel se va a seguir vendiendo. Por eso, aunque sea un porcentaje mínimo, el fraccionamiento va generando un conocimiento del mercado interno. Si bien no es fácil, me parece un fortaleza. Vale la pena el desafío, incluso proyectándose a exporta esa miel fraccionada”, asegura.

Una actividad, una pasión

Según el apicultor Eduardo Hodel (tesorero de la entidad), el emprendimiento los pone a prueba todos los días. “Estamos llegando a un volumen de producción de 900 toneladas que se destinan mayormente a la exportación”, dice. En particular, este productor -que es un convencido de las virtudes de la tecnificación- participa desde Colonia Belgrano con las colmenas más al sur de la entidad, pero con una fuerte apuesta a la tecnología de procesos, que le ha permitido ser uno de los pocos que vive exclusivamente de la actividad apícola.

“Nosotros tenemos una trazabilidad desde la colmena hasta el frasco de miel que llega al supermercado en Europa o Japón. Nuestro sistema es único, pasando por las salas de extracción, las plantas de acopio, y eso permite la tranquilidad que la miel llega con la mejor calidad”. Y se ilusiona con lo que viene. “Ahora apuntamos a explorar el mercado local, y en caso de prosperar, colocar nuestro producto en el exterior también envasado en origen. Para nosotros, esta es una forma de vida, así lo sentimos, lo vivimos y siempre queremos vivir de esto. Las abejas tienen muchos secretos, y por eso hay que aprender a entenderlas, a trabajarlas, y cada productor aprende muchos de ellas”, dice con pasión.

Según el Contador Norberto Gugliota, una década atrás la Cooperativa arrancaba con el desafío de contar con una administración propia y un sistema de comercialización. “Gracias al apoyo de todos los integrantes y al trabajo asociativo esto pudo ir concretándose paso a paso y nosotros llegar a hacer un proceso totalmente integrado desde lo productivo, logístico y comercial, apuntando a la exportación como principal negocio”. Y recuerda que iniciaron su trabajo comercial vendiendo a importadores de Europa y hoy también llegan directamente a envasadores de EE.UU y Japón.

Gugliota reconoce que a medida que fueron creciendo en escala se le fueron planteando nuevos desafíos. Y que ahora el reto es eminentemente comercial. “Argentina consume poca miel, entonces queremos colocar nuestro producto de calidad fraccionado en góndola a un precio razonable, y que el consumidor sepa que está apoyando a un grupo cooperativo”.

Pero para eso les falta una pata: la financiera. “Necesitamos apoyar a nuestros productores para que sigan haciendo lo que mejor saben hacer, que es producir. Pero como todo, eso demanda recursos, y como todo requisito de crecimiento debe estar acompañado de financiamiento. Para nosotros, como cooperativa, el financiamiento ya es un desafío en sí mismo, pero nos gustaría mejorar el trabajo con los bancos y con la provincia para poder crecer integrados”.

Seguridad y desarrollo

Luego de 15 años de trabajo, fueron puliendo la dinámica interna. Los asociados conforman grupos de trabajo y coordinación por cercanía geográfica, tanto sea para recibir asesoramiento técnico, distribuir insumos apícolas, realizar la gestión asociativa de las salas de extracción, practicar ayuda solidaria entre los integrantes e intercambiar información de interés para la actividad y de la Organización. Periódicamente, reciben la visita de integrantes del Consejo de Administración y del técnico especialista para tratar diversos temas.

Entendieron que la calidad de la miel producida comienza a gestarse en el campo y en los procedimientos que los apicultores aplican en el manejo de sus colmenas. “Estos métodos tienen como propósito orientar la tarea en todo momento, y hacer que las prácticas empleadas, los tratamientos realizados y la manipulación de materiales garanticen la inocuidad del producto, preserven las condiciones ambientales y maximicen la producción obtenida. Lo mismo sucede con el transporte de las alzas melarias a las salas de extracción y las tareas que allí se realizan. El entrenamiento y la capacitación constante de apicultores y operarios, así como los controles que se ejercen sobre los procesos y el producto, brindan seguridad, previsibilidad y confianza”, aseguran.

Siempre para adelante

Además de la pasión por la actividad, la capacidad organizativa y la propuesta técnica permanente, otro punto fuerte del éxito alcanzado con los años es el énfasis continuo de quienes integran la Cooperativa sobre la calidad integral, que alcanza a los productos pero también en cómo se desarrolla cada proceso que se emprende.

“Para ello se establecieron procedimientos específicos y se llevan adelante permanentes entrenamientos, dirigidos a los apicultores y también al personal que se desempeña en las salas de extracción. Así, se mantiene la atención sobre los puntos importantes y sensibles de cada etapa y se asegura la calidad del producto final. Nuestra trazabilidad es bien reconocida por clientes de todo el mundo, que pueden seguirla hasta el apiario en el cual fue producido cada lote”.

Finalmente, en el centro del acopio de COSAR, se registra los tambores recibidos, se identifica su propietario y el lote al que pertenece el envío y se clasifica de acuerdo a sus características. Es toda una sucesión de detalles que permite brindar seguridad y certeza a apicultores, clientes y consumidores. Gracias a la sucesión de estos detalles en cada eslabón de la cadena, se ilusionan con más.

missing image file

De festejo. 15 años después de aquellos duros inicios, los integrantes de la entidad tienen motivos para celebrar, y van por más.

Merecido festejo

El pasado sábado 4 de noviembre, la Cooperativa inauguró su planta de fraccionado de miel y celebró los 15 años de la institución, en el marco de una concurrida Asamblea Ordinaria, en la cual los asociados consideraron y aprobaron la marcha de la institución. Con la presencia funcionarios de la provincia, autoridades de distintas dependencias provinciales, del INTA, de instituciones bancarias, periodistas, invitados especiales, asociados y ex dirigentes de COSAR, la Cooperativa dio un paso trascendente al dejar inauguradas las nuevas instalaciones que albergan la flamante planta de fraccionado de miel, que cuenta con una capacidad de envasado de 2000 frascos por hora. Las presentaciones que se prevén al inicio de las actividades de fraccionado son en frasco de vidrio de 250 y 500g, y estarán dirigidas a consumidores que privilegien la calidad de la miel.

Compartí con nosotros tu opinión sobre este tema
SEGUINOS EN TWITTER
Meteorología
Clima
Humedad del suelo
Vista satelital

Últimos comentarios

Ediciones Anteriores
Sitios de interes
RSS
Dpto. Comercial - Teléfono: 450-2502/550 - E-mail: nuevosmedios@ellitoral.com
Redacción - Teléfono: 450-2561 - E-mail: campo@ellitoral.com