Campo Litoral

Afirman que el problema es grave

La inseguridad rural no se aguanta más

  • Carsfe creó una Comisión de Seguridad para abordar de manera integral la problemática. Impulsados por el incremento de ilícitos y el daño que implican a las empresas, aspiran a colaborar con las autoridades para solucionar fallas en los procedimientos que impiden aplicar sanciones y resarcir a los damnificados.

8-9_ABRE_ALEJANDRA20170902.jpg

Estadística. Un relevamiento de la Sociedad Rural de Romang arrojó que en los últimos 80 días se presentaron en el distrito entre 60 y 70 denuncias por robo de animales o faenas.

 

Juan Manuel Fernández

jmfernandez@ellitoral.com

Puede ser la faena de uno o más animales, el arreo de una atropa, la sustracción de maquinaria agrícola, vehículos, agroquímicos, semillas o el robo de elementos domésticos de las viviendas. Lejos de disminuir, los casos de inseguridad rural aumentan y movilizan a los productores santafesinos, que comienzan a organizarse y dan los primeros pasos en busca de soluciones institucionales.

En este contexto, la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) creó una Comisión de Seguridad para trabajar de manera integral sobre los delitos que se producen en todo el territorio provincial. Sostienen que la recurrencia cada vez mayor y la falta de sanciones han generado un estado de situación preocupante, con consecuencias económicas pero también sociales. Por ello consideran “estratégica” esta nueva instancia, en la que aspiran a tomar la problemática “como una cadena de valor” sobre la cual detectar “puntos críticos” para avanzar en soluciones de manera conjunta con las autoridades provinciales.

Gerardo Vicentini, coordinador de la flamante comisión, que integran abogados, víctimas y especialistas, comentó las razones por las que la entidad considera central un trabajo profundo sobre la inseguridad rural. Explicó que de nada vale “ser eficiente tranqueras adentro, mejorando la inseminación, aumentando la productividad, utilizando la última tecnología” si luego “se produce un hecho de inseguridad y afecta ese patrimonio”. Los ejemplos más recurrentes, sobre todo en el norte santafesino, son las faenas de reproductores bovinos de genética destacada que los cuatreros despostan para llevarse la carne, arruinando súbitamente el trabajo y la inversión de años. “Esto se ha transformado en un problema social, produce desarraigo, los empleados no quieren quedarse en los campos; eso lleva a desinvertir y los productores están de brazos caídos porque nunca hay resultados”, agregó.

Aportar soluciones

El dirigente sostuvo que la intensificación de la inseguridad en zona rural tiene la misma dimensión que en áreas urbanas, pero el fenómeno no se visualiza porque los casos se comunican aisladamente. Por ello desde la comisión apuntan a coordinar el accionar de las sociedades rurales que padecen delitos e incluso usar redes sociales para notificarlos y aportar fotos. Adelantó que el primer paso será armar una red en Twitter con esa finalidad.

8-9_4_SILOBOLSAS.jpg

Puro daño. Entre Diego de Alvear y San Gregorio, cerca del límite con Buenos Aires, abrieron silobolsas con granos sin llevarse nada.

Foto: Archivo

Mientras tanto se están comunicando a través del servicio de mensajería de Wahtsapp. En el grupo de la comisión se comparten, casi cotidianamente, textos y fotos que describen la gravedad de la situación. “Una vaquillona a punto de parir me carnearon. Se llevaron todas las pulpas”, publicó un ganadero de Alejandra (departamento San Javier), el mismo que a los pocos días volvió a sufrir otra carneada, esta vez de vaquillonas adentro del corral donde se las preparaba para ser inseminadas. “Otra vez me toco a mi. Ahora en campo afuera. Vaquilla gorda a punto de parir”, fue el escueto epígrafe de otro productor de la zona . “La mataron con rifle. Se llevaron todo. A 50 mts de la ruta uno. Ya hice denuncia (al cuete nomás)”, agregó.

El problema no es sólo de los ganaderos. En el sur se suceden hechos como el que reportó otro productor ante Carsfe con el siguiente mensaje: “El fumigador Cayman de 3000 lts. Lo robaron el sábado. Si alguien se entera de algo...”. El hecho fue en Ibarlucea, departamento Rosario, y el damnificado aportó el acta policial, donde consta que el implemento estaba dentro de un galpón al que violentaron para poder ingresar. “Para sustraer dicho fumigador se necesita un tractor o una chata”, consignó también en su declaración.

Más al sur aún, sobre el límite con Buenos Aires, la semana pasada se vandalizaron al menos cuatro silobolsas con granos entre Diego de Alvear y San Gregorio. Luis Torno, ex presidente de la Asociación de Productores Rurales del Sur de Santa Fe (APRUSFE), señaló que no hubo robo de cereal, sino que buscaron causar daño.

Prueba piloto

Además de hacer públicos los delitos sufridos, los ruralistas se propusieron desarrollar protocolos para ayudar al productor a manejarse en todo el proceso judicial que se genera tras la denuncia de un ilícito “para que pueda hacer el seguimiento de su caso”. Y es porque han detectado que muchos procesos quedan inconclusos, o se demoran en exceso, sin el damnificado no conoce los procedimientos que deben cumplirse durante el desarrollo de la causa.

“Vamos a abordar de manera integral el problema de inseguridad como si fuera una cadena de valor; tomando todos los puntos críticos que hacen al proceso, desde la prevención del delito hasta la condena del imputado, y ver dónde está fallando el sistema”, detalló Vicentini. Por ejemplo esos momentos clave -agregó- podrían darse en la sincronía entre la policía y el fiscal al momento de las actuaciones; o cuando se instruye la causa, para que el fiscal tenga todo el conocimiento y elementos para documentar correctamente los hechos y evitar que la defensa saque provecho; o en el manejo de los tiempos procesales, que suelen dilatarse y derivan en “que lo productores bajen los brazos y dejen de denunciar”. En resumen, buscarán detectar fallas y colaborar con las autoridades para la resolución de los casos. Pero también que no sólo haya detenciones, sino condenas y resarcimiento.

8-9_3_ALEJANDRA20170902.jpg

En el patio. Un ganadero de Alejandra preparaba vaquillonas en un corral para darle servicio, hasta que llegaron los cuatreros.

Foto: Gentileza

La primera experiencia, a modo de “prueba piloto”, la iniciaron con la Sociedad Rural de Romang, para hacer frente a carneadas sistemáticas en la zona. Les brindaron protocolos o guías prácticas que ayuden a los productores a manejarse en todo el proceso judicial. “En general vemos que lo desconocen ampliamente, sobre todo el rol de los fiscales con la reforma del código procesal”, explicó el dirigente. “Si el trabajo del fiscal no es bueno -describió-, todo lo que viene después es un andamiaje muy flojo para lograr una sentencia”.

El vice presidente de la entidad romanense, Dante Silvestri, afirmó que “hay muchas fallas desde que se comete el delito hasta que la denuncia llega a fiscalía”. En su zona, “la gente está muy cansada, con un sentimiento de desamparo total y no saben cómo afrontarlo: algunos se han ido a dormir al campo; otros que viven del otro lado de la ruta pasan los animales a su casa durante la noche para tenerlos cerca”. Además de considerar “desesperante” la situación, afirmó que algunos productores decidieron vender todo y dejar de producir. “Y eso perjudica a la producción y también a las localidades”.

Silvestri mencionó que un relevamiento arrojó que en los últimos 80 días se presentaron entre 60 y 70 denuncias por robo de animales o faenas. “Algunas son por carneadas dobles o triples, así que en promedio estamos hablando de un animal por día”, aseguró.

Y la amenaza no es sólo económica, sino también a la integridad física de los pobladores. En ese sentido relató un caso en el que un grupo de malvivientes se presentaron caracterizados como miembros de la Guardia Rural Los Pumas en un campo y maniataron una familia para robarle sus pertenencias. “Los cuatreros andan armados, así que imaginate que para un puestero la posibilidad de encontrárselos durante una recorrida es un elemento desalentador”, añadió.

8-9_2_IBARLUCEAPULVERIZADORAROBADA.jpg

A la rastra. En Ibarlucea robaron una pulverizadora de arrastre una semana atrás; violentaron la entrada al galpón y la engancharon a una chata o tractor.

Foto: Gentileza

Líneas de acción

Por estos motivos Vicentini reiteró que la entidad considera “estratégica” la Comisión de Seguridad, donde están diagramando un plan de trabajo con varias líneas de acción. Una será buscar la manera de que haya fiscales especializados en delitos rurales, del mismo modo que hay una policía específica, para evitar que la sobrecarga de expedientes demore la resolución de las denuncias.También piensan en plantear convenios de cooperación para capacitar fiscales, que muchas veces desconocen el contexto en el que se producen los delitos. “Hoy no tienen estadísticas y las tienen que conseguir a mano”, agregó el ruralista.

Para un mejor evaluación y comunicación de la problemática, además recopilarán información para “ponerle valor” a los daños y hasta piensan en diagramar un “mapa del delito rural” que facilite el análisis del accionar de los delincuentes.

Para Vicentini esto debiera ser una buena noticia porque los damnificados colaborarían con el trabajo de los fiscales, que muchas veces se encuentran sobrepasados en su capacidad. Por ejemplo, citó el caso de la Unidad Fiscal Especial (UFE) de Causas con Imputados No Individualizados (actúa en los casos en los que no hay imputados), donde se reciben más de 5.000 expedientes mensuales. La tarea es detectar sospechosos y direccionar la causa hacia otro fiscal, pero tienen un tasa de esclarecimiento que no va más allá del 1.5%. “Entonces la idea es sumar de manera coordinada; usar las tecnologías de comunicación, como las redes sociales, para que las víctimas de delitos los notifiquen, publique fotos, etcétera, para ir armándonos un panorama de la magnitud del delito rural”, resumió el directivo.

Incluso mencionó que detrás de los aparentes “casos aislados” sospechan de la existencia de organizaciones delictivas. “Un abigeato que parece hormiga -dijo- puede ser una banda que lo disimula”. En tal sentido mencionó el resonante caso en Esteban Rams, donde el presidente comunal está imputado por robo de ganado, y afirmó: “trabajan con logística y protección; un sistema muy organizado”.

Finalmente sostuvo: “eso nos lleva forzosamente a que, a la larga, necesitemos estadísticas y tener un mapa del delito; nosotros estamos dispuestos a trabajar con las máximas autoridades para que ese mapa del delito se arme y las fuerzas de seguridad puedan orientar mejor las investigaciones y hacer prevención”.

Por el momento están trabajando para difundir la creación de la comisión y luego, una vez organizados, buscarán reunirse con las máximas autoridades del Ministerio Público Fiscal y el Ministerio de Seguridad.

 

8-9_ENPALABRAS_DSCN5494.jpg

“Esto se ha transformado en un problema social, produce desarraigo, los empleados no quieren quedarse en los campos; eso lleva a desinvertir y los productores están de brazos caídos porque nunca hay resultados”

Gerardo Vicentini

Comisión de Seguridad Carsfe

 

Compartí con nosotros tu opinión sobre este tema
SEGUINOS EN TWITTER
Meteorología
Clima
Humedad del suelo
Vista satelital

Últimos comentarios

Ediciones Anteriores
Sitios de interes
RSS
Dpto. Comercial - Teléfono: 450-2502/550 - E-mail: nuevosmedios@ellitoral.com
Redacción - Teléfono: 450-2561 - E-mail: campo@ellitoral.com